miércoles

Patrimonio Documental en peligro

Como todo en esta vida encontramos todo tipo de "profesionales" e "investigadores" en los Archivos. Lo digo por el tratamiento que dan a la documentación cuando la consultan.
Te puedes encontrar investigadores que llevan la documentación a la mesa como si fuera una ración de chipirones, o personal que carga los carros hasta arriba de documentación de hace más de 4 siglos como si repartieran marisco en las pescaderías; casos se habrán dado. Esto es lo que esta provocando que la documentación se esté deteriorando y, si no ponemos remedio, de aqui a 50 años no nos quedará nada. Y si ya se esta utilizando menos el papel, el Archivo como institución desaparecería y, como tal, formaría parte de una carpeta en un disco duro.Es cierto que se están tomando medidas de precaución con alguna documentación que no se está prestando pero no es suficiente.
Referente a la documentación que se puede prestar, se deberían aplicar medidas tajantes con el fin de evitar mayor deterioro: sancionar e, incluso, vetar el acceso a aquel usuario que  haya cometido faltas graves con la documentación y el derecho al despido a aquel profesional que tampoco cumpla con la normativa correspondiente a la conservación del Patrimonio Documental. Lo negativo de todo esto es que no se aplique ni se aplicará e, incluso, los políticos no son conscientes de ello.
Así, hago hincapié a todo el mundo: sean documentalistas, bibliotecarios (en bibliotecas de indole histórico especialmente) archiveros, mozos, auxiliares, técnicos... la necesidad de CO-LA-BO-RAR todos juntos y aparcar nuestras diferencias, siempre aceptando las opiniones sean buenas o malas y no llevarlo al terreno de lo personal.

1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo contigo. Pero eso de que se consiga CO-LA-BO-RAR entre todos los profesionales que citas en tu artículo lo veo un poco
    COM-PLI-CA-DO, porque los propios profesionales se ponen zancadillas unos a otros, incluso a la hora de valorar quién es más profesional. Hemos llegado a un punto en el que se piensa que es más importante la "titulitis" que la profesionalidad de cada uno.

    Seguro que un buen profesional, como algunos de los que conozco personalmente (y me enorgullezco de ello) no permitiría ese tipo de trato y estaría de acuerdo, tanto contigo como conmigo, ya que pienso como tú, a la hora de sancionar tanto a profesionales como a investigadores que no sepan tratar la documentación histórico como es debido.

    ResponderEliminar